18, 19, 20, 21 de febrero Roldanillo

Estos como todos los días subimos a volar y se programaron pruebas interesantes, el jueves se programo una de las mas interesantes y a su vez muy exigente, fue: Despegue, Antena de Higueronsito,San Pacho, Zaragoza, Zarzal, La Pista, un triangulo de 102kms.

El día fue muy bueno y se vaticinaba el mejor de la semana, arrancamos el vuelo y hasta morro plano fue normal, con un poco de turbulencia pero pasable, Corrales va con la delantera y se va por la parte de atrás de la montaña Claudia y yo vamos mas abiertos al valle porque la altura no nos dio para llevar la misma línea de Corrales, y ese tramo entre morro plano y la antena de Higueronsito fue de lo mas turbulento que me ha tocado en muchos años en Roldanillo, Corrales marco antena con mas de 2400mts y se fue al norte pasando la Unión sin mucho esfuerzo, mientras Claudia y Yo luchábamos por sostenernos y tratar de seguir, Al fin no nos dio Claudia se aterrizo en la Seca y yo al Sur de la Unión, mientras corrales nos va reportando San Pacho, Según nos conto Corrales el paso del valle estuvo difícil y ya el cielo se quedo sin una nube le toco volar termas azules. Marco Zaragoza y se aterrizo al sur de Obando.

El viernes El vuelo que se programo fue: Despegue, Zarzal, Ingenio La Paila, el Molino, bodega de Zarzal, La Pista 56km

Fue uno de los días mas flojos de la semana despegamos y nos abrimos hacia Zarzal a la altura de Roldanillo Fuimos cayendo y no pasamos de la pista, mientras Corrales estaba reportando Zarzal, el vuelo tampoco le duro mucho pues se aterrizo al sur de Zarzal yendo hacia el Ingenio.

El sábado También fue un día que se programo corta la prueba y esa fue: Despegue, Antena de Higueronsito, Antena de Bolívar, Zarzal, La Pista.

El vuelo fue mejor que el del día que pasamos hacia san Pacho pues el tramo de morro plano a la antena no estaba tan turbulento fuimos y marcamos la antena pero cuando llegamos al sector del despegue no había tan buenas condiciones como al principio del vuelo y nos toco patinar mucho , de eso quedo lo siguiente, Siroco Aterrizado en la manga de atrás del Iyoma con un hombro lastimado por no saber que en el centro del potrero había un cerco atravesado, Claudia se aterrizó en la entrada de Bolívar, y Corrales completo el recorrido después de verse casi aterrizado con Siroco.

Domingo llego Mike a volar con Nosotros y se definió volar hacia el sur hasta Pie de chinche Yo para cuidarme de mi lesión opte por manejarle el coche a Mike, se veía prometedor el vuelo, pues estaban volando muy rápido y cuando bajamos la montaña ya iban muy adelante, alcanzamos al ultimo pasando Ricaurte, allí se abrió el grupo Claudia se paso a Guasano por el valle desde La Herradura, Corrales se fue por Trujillo y Mike alcanzo a Claudia en el valle pasándose a Tulua desde la meseta de Guasano, Claudia se aterrizó al norte de Tulua Mike 7km al sur de Tulua y Corrales aterrizo en Media Canoa El viento les jugo una mala pasada, cuando estaban allí se incremento entre 20 y 25 km del sur, muy duro e imposible de continuar.

Los vuelos de Corrales Próximamente

Anuncios

Miércoles 17 de febrero – Roldanillo

Esta mañana subimos algo tarde, pues nos entretuvimos haciendo diligencias varias y resultaron ser bastante productivas.

Unos 15 minutos antes de estar listos para despegar, aparecieron caminando dos pilotos de parapente que resultaron venir de Medellín; uno era Marlon (paisa)y el otro gringo: Tim, quien lleva 2 años viviendo entre Medellín y Barbosa; aprendió a volar parapente en octubre. Dentro de poco ha de regresar a USA y estaban haciendo un recorrido por los voladeros del país a modo de “despedida”. Les dimos la mayor información posible y en dos minutos abrieron los trapos y despegaron corriendo hacia el valle (ese pedazo de rampa es apta para ellos) con viento de frente, mientras La Nube y yo tuvimos que esperar unos 25min a que entrara una buena racha. Corrales, como se le ha vuelto ya costumbre, nos esperaba en el aire cantando que estaba buenísimo.

La prueba del día había sido definida durante la subida: Despegue (cilindro de arranque de salida a 3km) – Bolívar – La Paila – Obando – Zarzal – La Pista para un total de 80.6km.

En rampa La Nube estaba muy consciente de los ajustes que debía lograr para seguir mejorando su técnica de despegue con el ala nueva; hoy lo hizo muchísimo mejor: el ala no se le “estolió” (ayer tampoco) ni se le adelantó y sus pasos fueron más agresivos y seguros. En su vórtice salgo yo y cogimos dos líneas diferentes buscando la térmica residente que aunque estaba esquiva, finalmente se dejo centrar. Claudia subió muy fácilmente mientras que a medio camino se me desapareció la termal entonces arranque hacia la parte de atrás de la escuelita. En la primera torre de la cuchilla que de ahí va hacia Bolívar, encontré la termal que me salvo del piano en Bolívar. Subí a 2350m altura que me llevó muy cómodo a marcar la primera boya. Mientras llegaba Corrales reportaba llegando al ingenio y La Nube reportaba abriéndose al valle con 2150m pues la térmica en la que estaba se le esfumó. Marque la antena y regresé al norte de Bolívar buscando cruzar por la línea más corta y con nube asegurada, cuidando mi altura porque el resto del valle estaba AZUL. La Nube, convencida de ir montada en un JET, en cambio se abrió en línea recta a marcar la segunda boya; en la mitad de la travesía se da cuenta que la opción más sensata era justo la que yo había tomado. A 3.7km del ingenio, sobre un gran arado, se encontraba ella a 250m a punto de aterrizar, aterrorizada pensando en Corrales y yo volando los 80km… Recupera su altura y vuela hacia la segunda boya cuando yo voy llegando a marcarla casi al mismo tiempo. Aprovecho la térmica del ingenio y voy observando que línea de vuelo lleva ella. Cuando se me acaba la termal, veo que ella está subiendo al norte de La Paila y arrancó sin pensarlo para alcanzarla y seguir juntos. Para mi sorpresa apenas llego al sitio, ella arranca hacia el norte, dejándome en medio de la nada sin referencia del lugar de la térmica “¡Plop!” Decido seguir tras ella. Motivo por el cual, una vez en tierra, le saqué en cara el haberme dejado viendo un chispero, sin embargo me dijo que en ese momento se le perdió la termal y al ver que yo tenía buena altura, decidió arrancar para indicarme que siguiéramos rumbo norte. En la siguiente térmica subimos hasta la base y de ahí tomamos diferentes rumbos: ella por la cordillerita doble al este de Zarzal y yo por encima de Zarzal. Sólo volví a verla ya de regreso de Obando, en La Victoria.

Con magníficos techos de 2750m cada uno escogió su ruta y marcó la boya de Obando y emprendió el regreso. Corrales nos llevaba buena ventaja, pero al regreso no tuvo en cuenta el fuerte viento del Pacífico y retomó la ruta por detrás de Holguín. Al llegar detrás de Zarzal y tratar de volar hacia la pista, se le dificultó y perdió mucha altura. Aterrizó 300m antes de la pista. La Nube no exprimió al máximo una termal antes de Obando y perdió tiempo y muuuuucha altura, casi aterrizándose en La Victoria. Este error me permitió alcanzarla y pasarla más adelante. En cambio en esa termal yo recupero los 300m que había perdido, voy a marcar la boya y regreso a la misma termal que estaba derivada hacia el oriente. Arranco hacia Holguín y veo que La Nube logró recuperarse y continuar hacia el sur. Voy de cacería y marca una termal que llamo mi atención y me fui hacia allá. Cuando la iba a alcanzar, encuentro un núcleo mejor que el suyo y alcanzo 2400m que me dan la seguridad de ir a marcar la bodega de Zarzal. En este ínterin el cielo se cubrió de “altus cirrus” e impidió el desarrollo de más térmicas. Al llegar a Zarzal tenía claro que no había chance de encontrar mas ascendencia entonces decidí marcar la boya y seguir derecho, en planeo final, hacia la meta. Llegué con 120m sobre la pista y no tuve necesidad de hacer aproximación. ¡Qué belleza!

Martes 16 de febrero – Roldanillo

 

Muy temprano esta mañana, como nos había prometido, apareció La Nube al bajarse en la salida hacia Bolívar de un microbús de “La Andina”. Desayunamos y subimos al despegue de La Tulia dándole un poco de tiempo al tiempo puesto que el día estaba algo “apagado”; ¡qué bien poder dar una esperita sin la preocupación del viento de cola!

Despegan muy temprano Johnathan y “Unda” un piloto local. Nosotros entre armada, risas y sueños de vuelos más allá de la frontera vamos viendo como las nubes van tomando forma y promete, por lo menos, sustentarnos un ratico. Decidimos hacer un casi cuadrado con “cilindro de arranque” (start) de entrada a 5km de la antena de Bolívar, Bolívar, La Herradura, Bugalagrande, La Paila y meta en La Pista. Corrales sale primero, algo escéptico de la posibilidad de completar la prueba, pero la térmica residente de la casa lo recibe muy bien y se trepa rápidamente y pronto se nos pierde de vista.

Aun en rampa nos concentramos en trabajar en ir corrigiendo unas pequeñas fallas que están acosando a La Nube respecto al despegue con su nueva ala. El viento, mucho más suave que ayer, y cruzado largo rato nos demora la salida. Pasan dos rachas aceptables y a la tercera ella se siente lista para despegar. Filmamos la salida y lo hace mucho mejor que el domingo, sobretodo se nota el intento por recuperar la actitud de antes y el esfuerzo por recuperar su técnica de despegue. Detrás sigo yo. La térmica residente no es tan bondadosa con nosotros como lo fue con el primero y, mientras raspamos loma, debemos soportar los reportes de Corrales diciendo: “Salgo para Bolívar ALTISSSSIMO, ¡háganle que esto está BUENISSSSSIMO y no cae nada!” Ni siquiera me atrevo a mirar donde está porque siento que el desespero se me va subiendo a la cabeza. Mientras tanto La Nube ha encontrado un núcleo y va llegando a base de nube y me dice que me acerque más a la torre; decidí no dejar mi núcleo que aunque suave subía constante. Momentos después se definió y logré treparme en el mientras veía que La Nube iba llegando a la escuelita. Pasamos derecho hacia Bolívar porque en La Escuelita no encontramos nada significativo e íbamos confiados en los reportes de Corrales y, efectivamente, lo veíamos adelante en la porra. Marcamos la boya de Bolívar seguimos con la altura que teníamos y la buena sustentación que había hasta La Herradura, desde donde Corrales nos insistía que le hiciéramos porque no caía y avisaba que empezaba a cruzar el Valle a muy buena altura. En efecto cuando logramos ubicarlo en el cielo, iba por encima de la base altísimo.  Llegamos a la segunda boya donde patinamos La Nube y yo, sin poder entender qué había pasado con la térmica de Corrales y mientras lo oíamos reportar llegando a Bugalagrande. Sentíamos núcleos erráticos y veíamos gallinazos trepar aquí y allá; a pesar de perseguirlos sin cesar, cada uno por su lado, no lográbamos trepar. Finalmente encontramos algo decente que llevó, por un lado, a La Nube a 2100m quien sin pensarlo dos veces se abrió hacia el valle en la cacería de Corrales y, por el otro, tímidamente me subió a 1850m momento en el cual supe que no podía arriesgar perder altura con los otros dos en plena fuga. La Nube atravesó el valle sin parar a girar, pero si desacelerando bajo un par de nubes decentes, llegando al otro lado con 1600m; altura suficiente para buscar algo que le asegurara el paso a la cuarta boya. Venía en la transición y no siento AB-SO-lutamente NADA en el trayecto, ni siquiera en los lugares que La Nube desaceleró o me indicó por radio…  Llegué con 1200m a Bugalagrande, suficiente altura para dar algunos giros y tratar de encontrar actividad en la zona. Corrales implacable insistía que no se caía y salía hacia La Paila, efectivamente podíamos ver que se encontraba en la MIERRRRR….no lo volví a ver. En medio de mi desespero por ganar aaaaalgo de altura que me salvara de aterrizar ahí, estoy sometido a los latigazos radiales que llegan de Corrales quien nos daba varilla por no haber cruzado el valle por la mejor línea; afortunadamente, intercede en mi favor y con clemencia La Nube, quien le pide amablemente que “de eso nos habla luego, más tarde” ignorando que ella se encontraba un par de kms más adelante en la misma situación que yo. Logré marcar la boya y no tuve más remedio que aterrizar al suroeste de Bugalagrande, lo que más tarde se reveló como una grata sorpresa.

La Nube, a pesar de sus intentos por salir del hueco en el que se encontraba y, al igual que yo, con la certeza que el día de hoy habíamos sido víctimas de innumerables tomadas de pelo por parte de los gallinazos, quienes se dedicaron a fingir térmicas por toda la zona, no tuvo más remedio que pedir reporte del viento y preparar su aproximación a 1km del peaje de La Uribe. Corrales reporta el ingenio y llegada certera a la meta…implacable.

Fui el último al que recogieron. Devolviéndonos de Bugalagrande entre risas y cuentos vemos una construcción tipo colonial en un triángulo muy particular al lado de la vieja estación del tren que nos llamó la atención. La Nube comenta siempre haber querido parar a conocer el lugar y después de muchos “sí”, “no”, “pero”, “otro día” frenamos y en reversa nos devolvemos a explorar. El lugar, a pesar de parecer abierto, no se veía movimiento. Dimos la vuelta a la manzana (triangular) y encontramos a un señor, ahí, sentado en el andén pelando unas algarrobas o peor conocido como “PECUECA”. Decidimos preguntarle al anciano acerca del sitio, si sabía algo del servicio. Para nuestra sorpresa EL era el propietario quien resultó ser un francés de la isla de Martinica que se enamoró de nuestra tierra y de una mujer y decidió trasladarse, precisamente a Bugalagrande. El sitio es un restaurante, terraza, café, ciber-café, ciber-rokola, salón de eventos y punto de encuentro; todo esto narrado por “Pierre” alias “Buricoco” (gallo selvático) nombre dado por los nativos del Congo, país en el que nació. El nombre del lugar, muy particular, muy acorde a su personalidad, su perspectiva y su calidad de ciudadano del mundo “L’Esperanto” (o algo así). Descubrimos que Pierre ha dedicado los últimos 5 años a reconstruir esa edificación (del s. XVIII) respetando en lo posible el estilo, a crear este placentero lugar al pie de un ciruelo gigante, a tomar fotos

y a hacer artesanías con semillas exóticas para exportar a Francia y Alemania. Por su parte la sorpresa fue finalmente haber encontrado cometistas de paso en la zona que el considera de excelentes condiciones para el vuelo y que lo hacen recordar sus horas en el aire hace 15 años en su Atlas en la isla.

Pasamos un par de horas ahí disfrutando de sus historias, aventuras y proyectos además de entregarnos a una degustación de Pecueca Bugalagrandeña de uno de sus árboles escondidos por ahí; amablemente, para bajar la sed producida por la fruta, nos ofrecen un jugo de mora natural y más tarde, un café. Conocemos a toda la familia, recorremos el lugar y tomamos varias fotos. En vista de la hora, del hambre y de la distancia que nos faltaba para llegar a Roldanillo, decidimos arrancar en una calurosa despedida en la cual Pierre, muy amablemente, nos invita a que lo visitemos nuevamente, vayamos a cenar y llevemos más amigos para compartir.

 

                              

Lunes 15 de febrero – Roldanillo, Valle

 

El día amaneció azul con pocas nubes en el valle y la montaña con nubes muy bien formadas, pero bajitas. Llegamos al voladero de La Tulia y nos pasó por un lado Johnathan –el suizo– en su parapente; había salido del despegue del italiano. En menos de 5 minutos ya estaba sobre nosotros “ennubado”. Corrales y yo armamos y perdimos mucho tiempo programando en el GPS el vuelo que íbamos a hacer. Definimos como prueba un triangulo de 66kms: Despegue – Obando – La Paila – La Pista.

11:40 am Despega Corrales y mientras me acomodo en la rampa, el ya está 100m por encima. despego y en nada Corrales ya esta debajo de la rampa y yo me trepo, las condiciones están muy fuertes el viento para el despegue estaba durísimo. Nos vamos hacia el norte con la altura que teníamos y veía que Corrales probablemente no iba a pasar los cables por encima pero desde arriba a veces las cosas se ven peor de lo que son; así siguió hasta la parte de atrás del basurero donde agarró una termal de sotavento que le permitió pasar al otro lado de la cuchilla donde más adelante cogió una térmica muy prometedora; desde ahí nunca más supe de él…

Las térmicas hoy no lograban estructurarse debido al fuerte viento y se limitaban a ser bombazos y descendencias, bastante turbulento. Seguían azotándome las termales sin embargo pasé hasta Morroplano donde no pude encontrar absolutamente nada y proseguí hacia Amparito (que me imaginaba iba a estar malhumorada), pero no pude comprobar nada pues me quedé en el camino detrás del motel en la vía hacia La Unión. Aterricé después de oír incesantemente la alarma fastidiosa de descenso del variómetro. Una vez con los pies en tierra tengo que oír a Corrales reportar abriéndose al valle para cruzar a Obando. Henry me recogió y mientras Corrales hacia la transición y continuaba su vuelo nos estacionamos en la glorieta de La Unión en lugar de seguir el globo, con la esperanza de oírlo hacer el reporte del paso hacia La Paila y la llegada a la pista. Después de 2 horas de vuelo y haber recibido el reporte de su paso por Zarzal, nos dirigimos hacia la pista a esperar nueva información. 40 minutos después pide reporte del viento; nos alegramos al verlo venir en la porra y saber que iba a llegar sobrado a la meta, completando el recorrido de 66kms en 3 horas 01 minutos.

No sólo me azotaron las térmicas y me revolcaron las descendentes sino que la idea de mi piano a la Ondina me aplastaba…me alegro por Corrales y me recuerdo a mi mismo que “mañana será otro día” y para mí será, además, otro día DE VUELO.

Domingo 14 de febrero, Roldanillo Valle

Hoy amaneció frio el día y a eso de las 5:20 caen algunas gotas que remojan las calles de Medellín, 6:00 am en el aeropuerto Olaya herrera  Corrales y yo vemos que hay visibilidad progresiva y se hace plan de vuelo para las 8:10 (13:10 hora zulú) despegando a las 8:20 y al cabo de dos horas y media después estamos en el voladero.

Llegamos al voladero de la Tulia y allí están Jorge y Carlos García, Gustavo (Campeche), Daniel Vélez, Claudia (La Nube), Nicolás y Mike. son las once y media de la mañana, los muchachos ya están listos y empiezan a despegar, por lo que en verdad no me animo a armar, porque no me gusta hacer las cosas de afán para ir volando con todos y el día como muy frio, Corrales tampoco arma, sin embargo Coche y Juan Carlos armaron, despegaron casi todos, falta por despegar Claudia, el día esta opaco y el sol no ha calentado el valle, son la doce y media y los García ya están aterrizados Daniel se esta devolviendo de Zarzal,  Claudia acaba de despegar, Nicolás, Mike y Campeche ya están volando por la antena de Higueroncito, Claudia y Daniel están cerca el uno del otro y se van yendo hacia el norte, a alcanzar a los que van adelante, Mike esta volando el  falcón 195 de Luis Morales, por lo que no tiene problema de ir con Nico al lado y llevárselo en un seguro vuelo de Cross country, es el primer vuelo de Nico en Cross y no lo hace mal volando al lado de su papá, también se queda para tomar sus propias decisiones que lo mantienen siempre alto, pasando por las montañas al norte de san pacho se abren hacia el valle para llegar a Cartago pero como ve Mike a Nicolás prefiere devolverse con el para los cerritos de San pacho, el día ha mostrado siempre nubes sobre desarrolladas y que ayudan a mantener una altitud moderada, Volando hacia Cartago Nico va perdiendo mucha altura por lo que Mike decide devolverse hacia la montaña y asegurar un aterrizaje seguro y de fácil acceso para la recogida.

Mientras esto sucede van Campeche y Daniel volando juntos y se están atravesando el valle rumbo al norte, ya los García van en el carro y  van a recogerlos a la Virginia, según tengo entendido de acuerdo a la información que me dieron al respecto.

En conclusión este fue un día de esos típicos de Roldanillo en los que no se calienta el valle pero que se vuela por no dejar y se realizan los mejores vuelos, Mike y Nico se hicieron  de 40 a 50 kms aprox animados Campeche y Daniel están llegando a la Virginia por lo menos 75kms. Hoy realmente no estuvo tan malo el día, dio vuelos de mas e treinta kms, Claudia realizo un vuelo no menor de 25kms fue y volvió a la Unión, le hubiese dado mas si hubiese tenido buena comunicación vía radio, ya que los de adelante no respondieron y ella se confundió con dos cometas que están mas adelante y solo le preocupa como regresar.

Hoy fue un día positivo para Nicolás que realizo su primer vuelo de Cross en un falcón 170 entre 38 – 50 kms;  y Campeche que llega hasta la Virginia (75 – 80 km)  en compañía de Daniel. Corrales y yo después de ver lo que hicieron solo decimos pudimos haberlo hecho también. El día no es disculpa para no haber volado, pues hemos volado en días peores y nos hemos hecho buenos vuelos y hoy  no fue la excepción. Otro día será…..

Felicitaciones Nico y Campeche.

Nuevo record de distancia hacia el Norte

Domingo 7

amaneció haciendo un día de esos que no prometen mucho, con nubes bajas y muy juntas, uno de esos días que se prolonga la salida al voladero con un poco de pereza pero animados a volar ya que el día anterior no volamos, estamos en Rolda y por feo que amanece el día se vuela y se pueden hacer muy buenos vuelos.

Estamos en el voladero haciendo tiempo para que se despeje, Daniel explicando a Comander como manejar el GPS del carro, y nosotros armando muy despacio. llegan a volar con nosotros los italianos en parapente, despega Mauricio y vemos que esta bueno el valle ha calentado y el techo ha subido mas.

Alejo esta listo y se prepara para despegar, nos organizamos y vamos despegando uno a uno, despega Alejo, lo sigue Daniel y detrás va Gustavo (Campeche) están en la base de la nube y en rampa aun esta Caliche detrás voy yo y Corrales es el ultimo, despega Caliche y sin mucha espera despego yo mientras vamos en busca de la primera termal Alejo, Campeche y Daniel arrancan, subimos a la base de la nube y Caliche dice que va a arrancar y amaga por dentro mejor dicho por el lado de la montaña, a lo que le digo que esta mejor por el borde de la nube que da hacia el valle, esa fue la línea que seguí pues vi a los que arrancaron primero patinando en la torre del basurero, en la línea que elegí pase derecho hasta la cuchilla de morro plano, Campeche llego hasta allí muy bajo y marco una buena térmica, en la que nos pegamos Caliche, Daniel, Mauricio y Yo. Corrales acaba de despegar y Alejo todavía patinando en el basurero.

Seguimos hasta amparito y allí nos quedamos esperando a los que venían atrás, Daniel se devuelve hasta donde están los rezagados y Caliche también, Alejo desde morro plano decide abrirse al valle y lo siguen Daniel y Caliche, decisión que cobro la primera baja, Caliche se aterriza en Higueroncito, Corrales va volando por toda la cordillera muy atrás, Campeche y yo estamos trepado en la antena de Higuerón y Campeche se abre para pasar por el frente de la Unión, yo voy por el centro de la Unión y llego al voladero de Luis por debajo y comenzó a subir nuevamente, Corrales va por atrás y muy trepado, Campeche va por encima de la carretera y se aterriza entre Toro y la Unión, Daniel y Alejo van llegando a la Victoria, Corrales y yo estamos en Toro, en san Pacho tengo 2100 y ya me le estoy acercando a Corrales lo tengo casi a un kilometro voy a donde el esta y que descendente la que siento que lo única que hice fue virar hacia el valle, mientras corrales subía en una terma que lo deja mas o menos a 2500, con lo que sigue tranquilo sobre la cresta y yo voy haciendo fuerza por salir al valle, no siento ni una sola ascendente, en Obando esta aterrizado Alejo, Daniel va llegando a Cartago, yo me aterrizo a 5 km del aeropuerto de Cartago, Ya me recogieron y vamos en dirección norte por la carretera que va de Anserma nuevo a la Virginia Corrales ya va mas adelante del ingenio Risaralda con muy buena altura, al noreste de Cartago vemos a Daniel trepando y hablamos con el por radio y nos dice que esta sobre cerritos, todavía no vemos a Corrales y vamos hacia Viterbo, Daniel esta atrás de nosotros muy alto le pregunto que con esa altura a donde llega de planeo y me dice que al aterrizadero de Belalcazar, Avistamos a Corrales y paramos a esperar, Daniel reporta que posiblemente se aterriza en la entrada de la Virginia, miro a donde esta el y lo veo que no pierde altura, vuelve y se trepa para seguí y reporta que va hacia Balcázar que si esta alto allí se pasa para Santagueda, seguimos hacia el norte detrás de Corrales que esta vertical Viterbo y seguimos, Al momento Daniel reporta pasarse a Santagueda y fue la ultima comunicación con el, Le aviso a Caliche que ya vienen en el carro y de ahí perdemos contacto, 2:52 pm ya estamos buscando un buen aterrizadero para Corrales ya nos indico donde hay uno y vamos a ver condiciones del terreno y viento, lo informamos de todo esto y a la 3:03 hace un buen aterrizaje donde termina el valle por el norte.

Vamos hacia Medellín y llegando a Quinchia llamo por teléfono a Caliche para saber de Daniel y me dice que Aterrizo al rededor de las 4 pm cerca al puente de la Felisa, increíble pero que hp vuelo el que se hizo a parte de que le quito de las manos el sabor de record a corrales, aproximadamente 131km me dice Daniel, pues hay que ver que se baje el vuelo y tener un dato exacto. Que vuelo tan teso felicitaciones Daniel y ahora que sigue?