Miércoles 17 de febrero – Roldanillo

Esta mañana subimos algo tarde, pues nos entretuvimos haciendo diligencias varias y resultaron ser bastante productivas.

Unos 15 minutos antes de estar listos para despegar, aparecieron caminando dos pilotos de parapente que resultaron venir de Medellín; uno era Marlon (paisa)y el otro gringo: Tim, quien lleva 2 años viviendo entre Medellín y Barbosa; aprendió a volar parapente en octubre. Dentro de poco ha de regresar a USA y estaban haciendo un recorrido por los voladeros del país a modo de “despedida”. Les dimos la mayor información posible y en dos minutos abrieron los trapos y despegaron corriendo hacia el valle (ese pedazo de rampa es apta para ellos) con viento de frente, mientras La Nube y yo tuvimos que esperar unos 25min a que entrara una buena racha. Corrales, como se le ha vuelto ya costumbre, nos esperaba en el aire cantando que estaba buenísimo.

La prueba del día había sido definida durante la subida: Despegue (cilindro de arranque de salida a 3km) – Bolívar – La Paila – Obando – Zarzal – La Pista para un total de 80.6km.

En rampa La Nube estaba muy consciente de los ajustes que debía lograr para seguir mejorando su técnica de despegue con el ala nueva; hoy lo hizo muchísimo mejor: el ala no se le “estolió” (ayer tampoco) ni se le adelantó y sus pasos fueron más agresivos y seguros. En su vórtice salgo yo y cogimos dos líneas diferentes buscando la térmica residente que aunque estaba esquiva, finalmente se dejo centrar. Claudia subió muy fácilmente mientras que a medio camino se me desapareció la termal entonces arranque hacia la parte de atrás de la escuelita. En la primera torre de la cuchilla que de ahí va hacia Bolívar, encontré la termal que me salvo del piano en Bolívar. Subí a 2350m altura que me llevó muy cómodo a marcar la primera boya. Mientras llegaba Corrales reportaba llegando al ingenio y La Nube reportaba abriéndose al valle con 2150m pues la térmica en la que estaba se le esfumó. Marque la antena y regresé al norte de Bolívar buscando cruzar por la línea más corta y con nube asegurada, cuidando mi altura porque el resto del valle estaba AZUL. La Nube, convencida de ir montada en un JET, en cambio se abrió en línea recta a marcar la segunda boya; en la mitad de la travesía se da cuenta que la opción más sensata era justo la que yo había tomado. A 3.7km del ingenio, sobre un gran arado, se encontraba ella a 250m a punto de aterrizar, aterrorizada pensando en Corrales y yo volando los 80km… Recupera su altura y vuela hacia la segunda boya cuando yo voy llegando a marcarla casi al mismo tiempo. Aprovecho la térmica del ingenio y voy observando que línea de vuelo lleva ella. Cuando se me acaba la termal, veo que ella está subiendo al norte de La Paila y arrancó sin pensarlo para alcanzarla y seguir juntos. Para mi sorpresa apenas llego al sitio, ella arranca hacia el norte, dejándome en medio de la nada sin referencia del lugar de la térmica “¡Plop!” Decido seguir tras ella. Motivo por el cual, una vez en tierra, le saqué en cara el haberme dejado viendo un chispero, sin embargo me dijo que en ese momento se le perdió la termal y al ver que yo tenía buena altura, decidió arrancar para indicarme que siguiéramos rumbo norte. En la siguiente térmica subimos hasta la base y de ahí tomamos diferentes rumbos: ella por la cordillerita doble al este de Zarzal y yo por encima de Zarzal. Sólo volví a verla ya de regreso de Obando, en La Victoria.

Con magníficos techos de 2750m cada uno escogió su ruta y marcó la boya de Obando y emprendió el regreso. Corrales nos llevaba buena ventaja, pero al regreso no tuvo en cuenta el fuerte viento del Pacífico y retomó la ruta por detrás de Holguín. Al llegar detrás de Zarzal y tratar de volar hacia la pista, se le dificultó y perdió mucha altura. Aterrizó 300m antes de la pista. La Nube no exprimió al máximo una termal antes de Obando y perdió tiempo y muuuuucha altura, casi aterrizándose en La Victoria. Este error me permitió alcanzarla y pasarla más adelante. En cambio en esa termal yo recupero los 300m que había perdido, voy a marcar la boya y regreso a la misma termal que estaba derivada hacia el oriente. Arranco hacia Holguín y veo que La Nube logró recuperarse y continuar hacia el sur. Voy de cacería y marca una termal que llamo mi atención y me fui hacia allá. Cuando la iba a alcanzar, encuentro un núcleo mejor que el suyo y alcanzo 2400m que me dan la seguridad de ir a marcar la bodega de Zarzal. En este ínterin el cielo se cubrió de “altus cirrus” e impidió el desarrollo de más térmicas. Al llegar a Zarzal tenía claro que no había chance de encontrar mas ascendencia entonces decidí marcar la boya y seguir derecho, en planeo final, hacia la meta. Llegué con 120m sobre la pista y no tuve necesidad de hacer aproximación. ¡Qué belleza!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s