Reseña del diario

 el Universo en Ecuador

Imagen

A 305 metros de altura, en una cima del Cerro Blanco, Raúl Guerra divisa su horizonte. El verdor de un mangle bañado por el mar contrasta con el cemento de las ciudadelas de la vía a la costa. Su mirada está fija hacia ese panorama, pero su atención se centra en el viento. Espera una ráfaga y cuando esta llega, corre hacia la quebrada y alza el vuelo con su equipo de ala delta.

Guerra está en el aire. Puede alcanzar hasta los 1.200 metros de altura. Vuela junto con buitres, a los que considera su guía. Gracias a estas aves, sabe cuándo hay térmicas (aire caliente) para elevarse más y apreciar mejor una ciudad que tiene bajo sus pies.

Guerra, un maestro del ala delta, del trike (con motor) y del parapente, lleva 28 de sus 47 años practicando y compitiendo en este deporte, por el que siente tanta pasión como con su profesión: la odontología.

“Es una experiencia indescriptible. Volar es un estilo de vida. Las competencias me han ayudado a evolucionar bastantísimo, en ir más lejos, más alto, ser más técnico”, manifiesta.

Aunque domina las tres técnicas, prefiere su ala delta. Sus destrezas en el aire las ha mostrado en Colombia, Perú, Brasil, Italia y EE.UU.; en este último país, en Texas, Guerra rompió su récord personal, de recorrer en el aire 280 kilómetros. Fue en el 2005. Su destacada labor deportiva es reconocida en el ranking de la Commission Internationale de Vol Libre. Ahí su nombre aparece en el puesto 98 entre los 100 mejores aladeltistas del mundo.

Su extenso currículum se completa con la labor hecha en Ecuador. Él redescubrió la posibilidad de que en Guayaquil se practiquen estos deportes. En el 2003 llegó a la cima del Cerro Blanco. “Entonces, dije, este es el espacio. Desde aquí salimos y ahora nos proyectamos para que este sitio sea más turístico”, expresa.

Ahí se ofrecen clases de parapente y ala delta. “Yo he enseñado a unas 20 personas estos deportes”, entre ellas, al alemán Andreas Zmuda, de 51 años, quien, ahora, con su esposa, Doreen Krober, recorre América (desde EE.UU. y llegará a Argentina), en un trike.

 

Alas delta: Novedades
Vuelo libre

Además de la enseñanza, Raúl Guerra ofrece a las personas la posibilidad de disfrutar de esta experiencia. Con $ 60, los interesados pueden sobrevolar con él 15 minutos.

Recorrido
Desde Cerro Blanco, Guerra ha llegado a Cascol (Paján, Manabí), a 95 km de distancia y a cuatro horas en ala delta.

 

Cerro Blanco es el mejor lugar del Ecuador para volar, dicho incluso por gente de la Sierra, porque las térmicas de aquí hacen que se pueda ir lo más lejos que se quiera.
Raúl Guerra, aladeltista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s